List

Usted tiene un cargo directivo con varios reportes directos y nota que algunos miembros de su equipo suelen, a veces, asegurar la ocurrencia de sucesos inciertos o exagerar en cuanto a ciertos resultados de negocio, lo que se acentúa cuando la presión de trabajo aumenta.  Usted no siempre puede comprobar si lo que le aseguraron es totalmente cierto, pero como cree que no se trata de asuntos graves y no puede darse el lujo de perder mucho tiempo, va dejando pasar los hechos.  Sin embargo, le incomoda que le mientan y a esa gente quisiera confiarle más cosas, pero prefiere no hacerlo.  Además, usted no siempre dice la verdad: cuando le ingresa una llamada a su oficina de un proveedor o cliente con quien no desea hablar, prefiere decir que está ocupado y cuando está llegando tarde a una reunión, asegura que demorará “tan solo 10 minutos” sabiendo que se demorará el doble.  ¿Decimos que “nos preocupamos por nuestros clientes” a pesar de que tenemos mucho por mejorar al respecto?  ¿Encubrimos a un colaborador que no está desempeñándose bien?  ¿Escogemos las cifras que más nos acomodan para evitar que un proyecto sea descontinuado? ¿Es necesario tener algo de mentira para que las cosas “fluyan”? ¿Cuáles son los efectos de la mentira en la empresa?

La mentira en nuestro ADN

Según el libro del Génesis, si bien Dios advirtió a Adán y Eva que podrían comer del fruto de todos los árboles del jardín pero no del que estaba en el medio, so pena de muerte, la serpiente le aseguró a Eva que no morirían, sino que serían tan poderosos como Dios.  Salvo la religión musulmana, que bajo la doctrina de la tawriya, permite mentir creativamente siempre que no se generen injusticias, todas las religiones en el mundo condenan categóricamente la mentira, comportamiento que no solo tiene que ver con faltar a la verdad manifestando algo distinto de lo que sabemos, creemos o pensamos, sino también con inducir al error, decir algo de una manera engañosa para que no parezca falso, crear alguna ilusión o falsa impresión, distraer a alguien para que no se dé cuenta de una realidad, aparentar que estamos calmos cuando realmente no es así o ser infieles sentimentalmente.

Un estudio del 2002 por la Universidad de Massachusetts descubrió que el 60% de los adultos en EE.UU. no pueden sostener una conversación de 10 minutos sin decir por lo menos una mentira.  Asimismo, según el libro “The Day America Told the Truth”, de James Patterson y Peter Kim, los norteamericanos suelen mentir a sus padres el 86% de las veces, mientras a sus amigos el 75%, a hermanos el 73% y a sus parejas el 69% de las veces, mintiendo generalmente en pequeñas cosas sin importancia, buscando ser mejor vistos.

La mentira en la empresa

Las grandes mentiras corporativas han llevado a quiebras muy mediáticas en empresas como Enron -por sus estados financieros sistemáticamente manipulados- o a la pérdida de confianza en clientes en empresas como Gloria -por la leche “Pura Vida”, que sin quebrantar la ley, llevó a que muchos de sus consumidores crean que solo contenía leche de vaca-.   Mentimos porque tratamos de complacer a nuestros clientes o porque no queremos ser castigados por un error, para ser mejor vistos, para no sentir vergüenza o para no perder poder.  Sin embargo, la presencia de la mentira en la empresa tiene que ver muchas veces con pecados que podríamos considerar como “veniales”, porque se dan cotidianamente y solo buscan que cuidar nuestra imagen.

Una encuesta realizada por la empresa Kronos en Estados Unidos, Canada, Reino Unido, Francia, Australia, México, China e India descubrió que el 58% de los empleados se reportan como enfermos en aquellos días en los que hay un evento deportivo que desean ver por televisión o asistir personalmente, sintiéndose el 80% culpable por mentir.

Una mentira en la empresa puede llevarnos a no tomar la mejor decisión, generar injusticias y desperdiciar recursos, atentando contra indicadores de negocio, pero el principal daño se da en el que miente, pues le quita credibilidad, impacta en sus relaciones con otros colaboradores y lo va convirtiendo en peor profesional.   ¿Cuál es el costo de no mentir?  ¿Tener que pedir disculpas y hacer un mea culpa por no poder cumplir bien con un compromiso?  ¿Analizar mejor los problemas para no optar por la solución más fácil?  ¿Acostumbrarnos a organizarnos mejor y manejar mejor nuestros tiempos?  Si erradicamos la mentira de nuestro actuar, no solo seremos mejores profesionales y personas, sino que también viviremos con menos estrés, mejorando nuestra salud mental y física.

¿Qué podemos hacer como directivos para evitar la mentira?

Solución de problemas Acostumbrémonos a ir a la raíz de los problemas, analizando sus causas.  De esa manera plantearemos planes de acción más realistas.
 

Cultura corporativa

Fomentemos la honestidad y la justicia, con una cultura de preocupación por las personas, cuidando mucho que nuestros líderes den el ejemplo y dando a nuestros colaboradores la posibilidad de responder honestamente.
Sistemas de control Tengamos mecanismos de control interno que ayuden a auditar el buen cumplimiento de políticas y procedimientos, de manera sistemática.
Feedback Usemos las encuestas de 360º para dar feedback a nuestros subordinados Si un trabajador no sabe cuáles son sus fortalezas y debilidades, y que estará su jefe para apoyarlo, será difícil que sepa en qué debe mejorar
 

Ausencia de favoritismos

Contemos con sistemas objetivos de evaluación del desempeño, con indicadores concretos y encuestas de 360º, para poder reconocer el esfuerzo y resultados de manera más justa
 

Ojo con el “látigo”

 

Es importante ser exigente para que nuestro equipo rinda más, pero cuando exigimos al máximo y nuestros colaboradores llegan a su límite, tenderán a mentir, buscando proteger sus puestos.  Planteemos objetivos realistas y plazos que no sean incumplibles.

Artículo publicado en “Gestión” el 17/08/17, pág. 32, sección “La Última”:

170817 La Mentira

  Posts

1 2 3 9
Agosto 17th, 2017

Las Mentiras en la Empresa y cómo Combatirlas

Descargar artículo en PDFUsted tiene un cargo directivo con varios reportes directos y nota que algunos miembros de su equipo […]

Julio 20th, 2017

¿Qué tanto necesitamos “engreír” a nuestros colaboradores?

Descargar artículo en PDF Los beneficios ayudan a mejorar el ambiente Laboral.  ¿Hasta qué punto ha de esmerarse para retener […]

Junio 8th, 2017

¿Qué tanta Información necesitamos? Ojo con el Exceso de Información

Descargar artículo en PDF¿”Informacionitis”?  Cuando más información es más “fashion” pero menos eficiente Usted tiene algunos años como gerente de […]

Abril 20th, 2017

¿Es usted un directivo terco? Ojo con la eficacia y el clima laboral

Descargar artículo en PDFUsted está trabajando con otro directivo que está a su nivel, quien es muy difícil de convencer […]

Marzo 10th, 2017

¿Quieres ser un Super-gerente? – ¿Porqué ese culto a la Hiperactividad?

Descargar artículo en PDFUsted tiene 5 años como gerente y le gusta lo que hace. No solo su jefe y […]

Febrero 9th, 2017

No todo tiene que ser en Equipo

Descargar artículo en PDFUsted fue convocado para integrar un comité sobre un nuevo proyecto, equipo que tiene ocho miembros, entre […]

Enero 13th, 2017

Cuando le damos muchas vueltas a las decisiones: el impacto en la empresa y las personas

Descargar artículo en PDFUsted tiene algún tiempo reportándole al mismo jefe y podría decirse que se lleva bien con él. […]

Diciembre 16th, 2016

¿No teleras a un colega de trabajo? Relaciones tóxicas que matan la eficacia

Descargar artículo en PDFUsted suele llevarse bien con la mayoría de colaboradores en su oficina, pero en un par de […]

Octubre 27th, 2016

Cuando la Pita se rompe por el lado más débil

Descargar artículo en PDFUsted lleva un tiempo reportándole al mismo jefe, quien suele ser un ejecutivo muy ocupado. Tenía pendiente […]

Septiembre 15th, 2016

El abuso de Powerpoints en la Empresa

Descargar artículo en PDFUsted está asistiendo a una reunión en la cual un compañero de trabajo está presentando un proyecto […]